Cómo convertir tu web en un paseo para tu cliente que termine en venta

¿Has leído la expresión “tu web es el escaparate de tu negocio”?

Entiendo que como comparación para explicar que es el lugar en el que tu cliente va a encontrar la información que necesita, está bien.

Sin embargo, un escaparate no deja de ser un lugar estático, más bien pasivo. Un espacio que queda a la espera de que alguien venga a contemplarlo.

Y tu negocio no puede ser un simple cristal en el que mostrar tus productos o servicios. Debería tener la función de acompañar y guiar a tu público hacia su principal objetivo: vender.   

De hecho, más que un escaparate, a mi me gusta hablar de una web como el paseo que da una persona desde que tiene el primer contacto contigo hasta que finalmente se convierte en tu cliente. A lo largo de este recorrido, irá realizando paradas para observar tu negocio. Serán los diferentes apartados de tu web.

¿Cuál es el camino que realiza tu cliente ideal cuando llega a ti a través de tu web?

1- El primer contacto

El blog es uno de los apartados que te permite compartir tu conocimiento. Su objetivo es el de mostrar que tienes la información necesaria para solucionar los problemas de  tu público.

Por otro lado, la página de inicio es el lugar en el que suele aterrizar tu público potencial, así que debe expresar con claridad qué haces y cómo les puedes ayudar.

Estos dos apartados son el inicio del paseo de tu clientel. La pregunta que deberías formularte una vez han llegado aquí es:

¿Hacia dónde quieres dirigir sus pasos ahora?

2- Transmisión de confianza

Una vez tu público percibe que puedes ayudarle, necesita estar seguro de ello.

En primer lugar, debes ofrecerle la oportunidad de que conozca tu trabajo sin que suponga un riesgo económico para él.

Esto lo conseguirás con tu lead magnet. Un contenido de alto valor y gratuito que le ofreces a tu cliente ideal a cambio de que puedas seguir en contacto con él.

Es interesante que todos los apartados visibles de tu web estén enfocados a mostrar, de una manera u otra, este reclamo. Así que, para empezar, asegúrate que lo estás enseñando en:

  • La página de inicio.
  • La barra lateral del blog para que esté visible siempre.
  • La misma  llamada a la acción de un post.
  • Un pop up que se active al entrar.

3- La última parada antes de llegar a la meta

Sí, lo sé. Ya le has mostrado a tu público que sabes de lo que hablas, que conoces sus problemas y tienes herramientas para solucionarlos. Pero, ¿por qué no te compran todavía?

La respuesta está en que necesitan comprobar que tú eres la persona indicada. Y eso lo conseguirás con el apartado “Sobre mí” y en la inclusión de testimonios que verifiquen que tu trabajo da resultados.

¿Quieres que revisemos juntas si tu página web cumple estos requisitos?
Pide ahora una sesión de descubrimiento con Mayte o conmigo y te ayudaremos.

Sesión con Mayte -> https://bookme.escuelamamaemprendedora.com/lite/sesion-de-enfoque

Sesión con Laia -> https://bookme.name/laiasimonmartin/sesion-de-descubrimiento-mano-con-mano

Laia Simón Martín, co-directora en Emprendiendo Mano con Mano