Guía básica para interpretar las estadísticas de Google Analytics

A tu web llegan usuarios para leer un post, descargarse un lead magnet o a consultar la página de ventas de tu nuevo lanzamiento, por ejemplo.

Esta información queda registrada en Google Analytics cuando tienes integrada tu web a esta plataforma gratuita que te proporciona Google.

Tener a tu alcance estos datos te permite conocer a tu público con detalle y, sobre todo, saber cómo se comporta cuando llega a tu web. Así que, antes de continuar, si no tienes enlazado tu sitio a una cuenta de Analytics, te invito a que des este primer paso

Los datos que recopila Analytics te permiten, entre otras cosas:

  • Conocer los intereses de tu público.
  • Saber en qué lugar de la web pasan más tiempo.
  • Descubrir qué les hace abandonar tu web.
  • Dónde pinchan para suscribirse.

Sin embargo, para conocer esta información, es necesario saber interpretar el contenido que proporciona Google Analytics. Y en este post, te mostraré cómo dar los primeros paso.  

Para empezar, analizaré la información que encontrarás en el apartado “Audiencia-Visión general” que hay en el menú de la izquierda de la página de Google Analytics.

Las sesiones

Se contabiliza como sesión la interacción o el conjunto de interacciones que realiza un usuario desde que entra hasta que abandona tu web. Te interesa que este dato siempre crezca.

Además, Google puede identificar el tanto por ciento de personas que repiten experiencia en tu web y te lo muestra en el gráfico circular que encontrarás en esta página.

Aumentar el público nuevo significa que estás mejorando tu alcance. Sin embargo, aún es más interesante que esas personas vuelvan a tu web. Así que, de no tener un retorno de visitantes elevado, te va a tocar investigar cuál es el motivo por el que no quieren regresar.

Duración media de las sesiones

Analytics también calcula una duración media de estas sesiones. Es decir, cuánto tiempo se pasa el usuario interaccionando por dentro de tu web.

Resulta obvio afirmar que, cuanta más alta sea la duración media de una sesión, mejor que mejor. Eso significa que, una vez dentro, el usuario lee, cambia de página, investiga… Y eso te interesa.

Pero, atención. La duración de una sesión se contabiliza cuando el usuario realiza alguna acción. Así que, si una persona entra, lee un post durante 5’ y se va, Google Analytics no contabiliza ese tiempo. De hecho, lo que hace es incluir esa información dentro de la tasa de rebote.

La tasa de rebote

Es el dato que te permite conocer qué tanto por ciento de las personas que llegan a tu web no interaccionan. Cuanto más alta, menos acciones realiza nuestro público. Una tasa de rebote elevada puede ser debida, entre otras cosas,  al tipo de contenido que compartimos o a que no tenemos una llamada a la acción que invite al usuario a moverse por nuestra web.

Una vez que el usuario está dentro de tu web, necesitas saber qué es lo que hace cuando interacciona en ella. Esta información la encontrarás en el apartado “Comportamiento”, situado también en el menú lateral de Google Analytics.

Comportamiento del usuario dentro de tu web

En la visión general de este apartado, obtendrás un listado de las páginas con más visitas. Este dato te ayuda a conocer qué contenido genera mayor interés.

Al mismo tiempo, si pinchas en cada una de esas páginas, tendrás información detallada sobre ellas, de la cual te interesa conocer:

  • El número de veces que se ha visitado esa página.
  • El tiempo medio que el usuario ha invertido en leerla.
  • La tasa de rebote (que ya he explicado antes)
  • La tasa de salida.

Este último dato es interesante porque te indica si esa página es la que provoca que el usuario abandone tu web. Un tasa de salida elevada significa que hay algo que lo invita a marcharse, ya sea, por ejemplo, el contenido que hay en ella o que no contiene una llamada a la acción clara que invite a continuar.

Y para terminar, decirte que me parece básico conocer también el movimiento que realiza el usuario antes y después de visitar una página determinada. Para conocer esta información de forma general, puedes consultar la pestaña “flujo de comportamiento”. En ella encontrarás un diagrama que, de forma visual, te indica la secuencia de interacciones que realiza el usuario. Es decir, sabrás a dónde se dirige cuando aterriza, por ejemplo,  a una página de ventas o a un post de tu blog.

Probablemente te resulte abrumadora toda la información que proporciona Google Analytics si no estás familiarizada con ella. De hecho, es posible que entres y salgas corriendo o bien que te quedes inmersa en datos difíciles de comprender e interpretar.

Así que, si me lo permites, voy a darte un consejo.

Empieza, únicamente, por los datos básicos que he compartido en este post. Poco a poco, dominarás su interpretación y podrás añadir más información que te ayude a conocer las características y el comportamiento de los usuarios de tu web.

Una vez empieces a interpretar los datos que recopiles anota tus conclusiones. Y si lo deseas, puedes enviarme un mail a emprendiendomanoconmano@gmail.com contándome tus dudas y experiencia.

Laia Simón Martín, Co-directora en Emprendiendo Mano con Mano

Más vale hecho que perfecto

Apunta esta frase en un lugar donde puedas verla bien:

Más vale hecho que perfecto.

Cuando te lanzas a emprender comienzas a fijarte en:

  • páginas web de otras emprendedoras que llevan más tiempo
  • fanpages de Facebook
  • feeds de Instagram
  • tableros de Pinterest
  • grupos de WhatsApp y/o Telegram
  • canales y listas de difusión de Telegram y/o WhatsApp
  • etc

Estás empezando con tu proyecto y quieres tenerlo todo igual de bonito, y bien hecho, pero se te van las horas trabajando y nunca está perfecto y listo para sacarlo a la luz.

Respira, relájate y deja de agobiarte.

Aunque no lo creas, todas esas emprendedoras que sigues comenzaron con lo primero que tenían a su alcance y te aseguro que muchas ni si quiera disponían de una web, y su presupuesto era realmente ajustado.

Si estás dispuesta a emprender, si tienes claro que quieres sacar adelante tu negocio online, empieza hoy mismo con las herramientas que tengas a tu disposición.

Puedes comenzar a utilizar de forma gratuita:

Lo mas importante para que tu proyecto crezca ahora mismo, es crear contenido de calidad y trabajar en tu visibilidad para darte a conocer.

  • Escribe posts interesantes en las redes sociales
  • Comparte vídeos en directo y/o grabados en las redes sociales
  • Sube audios a tu canal de podcast
  • Escribe posts en tu blog
  • Comparte tus posts en tus grupos y canales de Telegram y/o WhatsApp

De verdad que no importa mucho si tu imagen corporativa es perfecta ahora mismo.

La gente está esperando a conocerte y saber en qué puedes ayudarles.

Lánzate ahora mismo con lo que tengas, porque la perfección no se alcanza jamás.

Mayte F. Lurbe codirectora de www.emprendiendomanoconmano.com

Cómo convertir tu web en un paseo para tu cliente que termine en venta

¿Has leído la expresión “tu web es el escaparate de tu negocio”?

Entiendo que como comparación para explicar que es el lugar en el que tu cliente va a encontrar la información que necesita, está bien.

Sin embargo, un escaparate no deja de ser un lugar estático, más bien pasivo. Un espacio que queda a la espera de que alguien venga a contemplarlo.

Y tu negocio no puede ser un simple cristal en el que mostrar tus productos o servicios. Debería tener la función de acompañar y guiar a tu público hacia su principal objetivo: vender.   

De hecho, más que un escaparate, a mi me gusta hablar de una web como el paseo que da una persona desde que tiene el primer contacto contigo hasta que finalmente se convierte en tu cliente. A lo largo de este recorrido, irá realizando paradas para observar tu negocio. Serán los diferentes apartados de tu web.

¿Cuál es el camino que realiza tu cliente ideal cuando llega a ti a través de tu web?

1- El primer contacto

El blog es uno de los apartados que te permite compartir tu conocimiento. Su objetivo es el de mostrar que tienes la información necesaria para solucionar los problemas de  tu público.

Por otro lado, la página de inicio es el lugar en el que suele aterrizar tu público potencial, así que debe expresar con claridad qué haces y cómo les puedes ayudar.

Estos dos apartados son el inicio del paseo de tu clientel. La pregunta que deberías formularte una vez han llegado aquí es:

¿Hacia dónde quieres dirigir sus pasos ahora?

2- Transmisión de confianza

Una vez tu público percibe que puedes ayudarle, necesita estar seguro de ello.

En primer lugar, debes ofrecerle la oportunidad de que conozca tu trabajo sin que suponga un riesgo económico para él.

Esto lo conseguirás con tu lead magnet. Un contenido de alto valor y gratuito que le ofreces a tu cliente ideal a cambio de que puedas seguir en contacto con él.

Es interesante que todos los apartados visibles de tu web estén enfocados a mostrar, de una manera u otra, este reclamo. Así que, para empezar, asegúrate que lo estás enseñando en:

  • La página de inicio.
  • La barra lateral del blog para que esté visible siempre.
  • La misma  llamada a la acción de un post.
  • Un pop up que se active al entrar.

3- La última parada antes de llegar a la meta

Sí, lo sé. Ya le has mostrado a tu público que sabes de lo que hablas, que conoces sus problemas y tienes herramientas para solucionarlos. Pero, ¿por qué no te compran todavía?

La respuesta está en que necesitan comprobar que tú eres la persona indicada. Y eso lo conseguirás con el apartado “Sobre mí” y en la inclusión de testimonios que verifiquen que tu trabajo da resultados.

¿Quieres que revisemos juntas si tu página web cumple estos requisitos?
Pide ahora una sesión de descubrimiento con Mayte o conmigo y te ayudaremos.

Sesión con Mayte -> https://bookme.escuelamamaemprendedora.com/lite/sesion-de-enfoque

Sesión con Laia -> https://bookme.name/laiasimonmartin/sesion-de-descubrimiento-mano-con-mano

Laia Simón Martín, co-directora en Emprendiendo Mano con Mano

Optimiza tu trabajo sistematizando

¿Cuántas veces has leído que puedes mantener tu negocio online trabajando 4 horas al día?

En realidad eso lo podrás conseguir cuando tu negocio se haya consolidado y generes una cantidad de ingresos adecuada para poder contratar asistentes virtuales e invertir en herramientas informáticas.

Ahora mismo, lo que necesitas para optimizar tu tiempo de trabajo es crear las sistematizaciones de tu negocio. Esto es, ni más ni menos, que tener por escrito cada una de las acciones que realizas cada vez que realizas una tarea:

  • Escribir un post para tu blog
  • Hacer un vídeo en directo
  • Compartir una Story en Facebook y/o Instagram
  • Crear un curso o taller
  • Producir una campaña de ventas

Ahora mismo quizá pienses que prefieres ponerte manos a la obra sin necesidad de tener las sistematizaciones de tus tareas escritas, pero te aseguro que vas a ahorrar cantidad de tiempo ahora mismo y en un futuro.

Ahora estarás mucho más enfocada y cuando te sientes a trabajar sabrás perfectamente qué tarea le sigue a la que estás haciendo.

En un futuro, cuando contrates a tu asistente virtual, si tienes todos estos procesos escritos, ella sabrá perfectamente lo que quieres y cómo quieres que se haga.

Te propongo un ejercicio:

Coge un cuaderno o un folio y escribe ordenadamente todo lo que haces desde que decides escribir un post para tu blog hasta que lo has publicado.

Ya tienes escrita la sistematización para escribir un post.

¿Quieres seguir aumentando tu foco? Pues ahora sigue escribiendo qué haces una vez que ya has publicado tu post en el blog:

  • crear una imagen para compartir en las RRSS
  • adaptar el texto a las distintas RRSS
  • programar la publicación
  • compartir en WhatsApp y/o Telegram
  • etc

¿Te animas a sistematizar tu trabajo?

Mayte F. Lurbe co-directora de www.emprendiendomanoconmano.com

Posted in Sin categoría

¿Sabes ponerte en la piel de tu público potencial?

¿Eres capaz de ponerte en la piel de tu público cuando escribes?

Pero atención, sin juicios ni prejuicios. Porque uno de los principales errores que comentemos cuando diseñamos a nuestro cliente ideal, es dar por hecho lo que necesita, lo que está pensando o lo que le quita el sueño por las noches.

Cuando lancé mi primer servicio como emprendedora online lo hice completamente convencida de que iba a ser un éxito. Estaba segura de que el taller que presentaba era un caramelo delicioso para mi audiencia.

Y no fue así.  De hecho, fue un completo desastre.

Más allá de errores básicos de marketing que cometí en aquella campaña de ventas, el origen de aquel desastre fue la forma en la que yo mostré lo que quería vender.

El título del taller, la descripción, los textos que escribí e incluso las imágenes que usé, no tenían un mensaje detrás que conectara con lo que deseaba escuchar mi público potencial.

Y es que cuando articulamos un mensaje de ventas, es necesario hacerlo desde la perspectiva de la persona que va a recibirlo: nuestro ciente ideal.

Por eso insisto a mis clientas, que el primer paso es saber ponerse en su piel.

¿Qué elementos tienes en cuenta para diseñar a tu avatar antes de lanzar un producto o servicio?

Laia simón Martín Co-directora en Emprendiendo Mano con Mano

Toma perspectiva

Tu negocio no es como tú lo ves. Sí, tienes una visión distorsionada de él porque lo ves desde dentro y con mirada subjetiva.

Debido a esto, puede que tomes decisiones que no te llevan a conseguir los resultados que quieres.

¿Sabes cuando sales de compras y encuentras una prenda que te encanta, te imaginas lo bien que te va a quedar puesta, entras al probador y resulta que no te sienta como tú esperabas? Pues en los negocios pasa lo mismo.

Esa prenda de ropa que tanto te ha gustado y que tan bien queda al maniquí de la tienda o a la modelo de la revista, quizá necesite de un par de costuras para que te ajuste igual de bien que a ellas. En cuanto encuentres la modista capaz de hacer los arreglos necesarios, seguro que te enamoras de la prenda que ibas a descartar.

Con tu negocio sucede lo mismo:

  • Observas una estrategia de marketing que a otra persona le funciona de maravilla y piensas que irá genial para tu negocio.
  • Implementas esta estrategia de la misma manera que has visto.
  • Tus resultados ni se acercan a lo que esperabas o te habían asegurado que conseguirías.

En este momento empiezas a preguntarte qué ha pasado y porqué no ha salido como tú esperabas:

  • ¿Te has saltado algún paso?
  • ¿No has conectado con el público que querías?
  • ¿Las herramientas informáticas que has utilizado no eran las adecuadas?
  • ¿El canal de comunicación que has utilizado no era el adecuado?

Puede tratarse de distintas causas, pero tú no sabes identificarlas porque tienes la perspectiva de tu negocio desde tu visión personal interna. Para poder hacer esos ajustes, y adaptar la estrategia a tu negocio, necesitas a esa persona que lo vea desde fuera y sepa identificar qué conviene perfilar y ajustar (la modista).

Esa persona que te va a ayudar es alguien con más experiencia, que ya ha cometido esos errores anteriormente y te va a allanar el camino para que consigas tu propósito.

Da igual el tiempo que lleves con tu negocio, y lo bien que conozcas a tu cliente ideal y tu propio negocio, siempre se necesita una visión externa, una vuelta de tuerca y un ajuste para que todo funcione como tú deseas.

Desde Emprendiendo mano con Mano, Laia y yo (Mayte) podemos ofrecerte esa ayuda y darte la perspectiva que necesitas.

Mayte F. Lurbe co-directora de www.emprendiendomanoconmano.com

Posted in Sin categoría

Crea tu frase objetivo y haz diana en tu mensaje


Voy a confesarte un secreto: me da vergüenza leer los primeros textos que escribí para mi blog.


No hace mucho estuve revisando el contenido de mi web y me di cuenta de los fallos de principiante que tenían mis escritos. Sé que no pasa nada, todas tenemos unos inicios. Y aquí estamos, sin embargo, aprendiendo cada día con pasos firmes, seguros y siendo conscientes de que los errores forman parte del proceso que nos ayuda a crecer.


No voy a enumerar todo lo que vi en los posts porque sería demasiado largo. Pero sí que voy a hablarte de un fallo común en todos ellos: la falta de claridad en el objetivo del texto.


Un post debe tener un propósito bien definido de principio a fin. Si no es así, el resultado suele ser un escrito que aturde al lector, que termina por abandonar el texto.


Algunos de los errores frecuentes que solemos cometer son:

  • Querer dar demasiada información en proporción al número de palabras del texto.
  • Escribir sin planificar con un esquema todo lo que deseamos transmitir.
  • Irnos por las ramas dando información no relevante que enturbia las ideas importantes.
  • No tener clara la frase-objetivo del texto, el más común de todos,

Como he comentado antes, es necesario que un texto tenga una meta clara que nos guíe a la hora de redactar. Se trata de la frase-objetivo.


Esta frase es el resultado de una reflexión necesaria que debemos hacer antes de ponernos a escribir.

¿Qué idea precisa queremos que llegue a nuestros lectores?

¿Y qué tiene esto de difícil?

Pues te contestaré que, si eres capaz de responder a esa pregunta con una frase que no tenga más de 20-30 palabras, nada.

El problema está cuando, al hacernos esta cuestión antes de ponernos a escribir, nos cuesta definir esa idea principal. Si esta es tu situación, mi propuesta para ti es la siguiente:


➡️ Antes de ponerte a redactar o incluso a hacer el esquema de tu post, invierte todo el tiempo que sea necesario para crear tu frase-objetivo.

➡️ Revisa, en cada frase, párrafo o incluso leyendo el texto de arriba a bajo, si está presenten.

➡️ Comparte el texto con tus compañeras de emprendimiento e invítalas a que adivinen cuál es la frase-objetivo de tu escrito.


Y esto último es lo que voy a hacer yo. ¿Cuál crees que es la frase objetivo de este texto?

Laia Simón Martín, Co-directora en Emprendiendo Mano con Mano

Cuando tú misma eres el bache que te impide prosperar

Nadie me dijo que el principal obstáculo para desarrollar mi propio proyecto online iba a ser yo misma.

Cuando decidí apostar por mi emprendimiento hace 3 años me asaltaron muchas dudas:

🤷🏿‍♀️¿Iba a tener suficiente tiempo para dedicarme a mi nuevo negocio y compaginarlo con mi trabajo y mi familia?
🤷🏿‍♀️¿Realmente me iba a gustar la idea de ser mi propia jefa?
🤷🏿‍♀️¿Mis clientas quedarían satisfechas con mi trabajo?
🤷🏿‍♀️ ¿Echaría de menos mi antigua profesión de maestra cuando diera el salto final y dejara ese trabajo?

🔆He tenido la oportunidad de recibir un feedback excelente de mis clientas, de sentirme libre al no depender de nadie y, pese a que sí que echo de menos tener a mis alumnos a mi alrededor, todavía no puedo decir que quiera volver a mi antiguo trabajo.

Ninguno de estos temas fue realmente un problema en mis inicios. Lo que más me costó afrontar fue mi propia inseguridad.

Una y otra vez me decía a mí misma:

💔 “yo no puedo, yo no sé” 💔

Aún hoy en día, lo reconozco, sigo teniendo esos momentos que pueden conmigo.

Pero querida lectora, no te preocupes, que hay mucha Laia por delante.

💜Porque ser consciente de algo que te hace vulnerable o más débil en momentos puntuales no es un problema si sabes cómo afrontarlo. Y yo he aprendido a hacerlo:

➡️ Me he rodeado de personas que me respetan y valoran. Mis mentoras y compañeras de emprendimiento han sido grandes puntales en situaciones delicadas, de bloqueo y de cansancio. Las adoro. 
➡️ He aprendido a fragmentar los grandes objetivos para alcanzarlos con más facilidad cuando todo me abruma. Aprender sobre planificación y organización ha sido todo un reto para mí. Las personas que me conocen bien lo sabe. 
➡️ Me doy tiempo en aquellos retos que me aterran, pero siempre pongo fecha límite. A veces es necesario parar para retomar una idea con fuerza, pero sin dejar que la inseguridad te aleje de algo que podría ser realmente importante para tu negocio.
➡️ Hago, aunque me tiemblen las manos. Aunque no sea perfecto, aunque tenga miedo. Lanzarse para vivir una experiencia y poder aprender de ella. Da vértigo, pero los resultados son muy enriquecedores.

¿Te resulta familiar mi experiencia? Cuéntame, me encantará conocer cómo has vivido tú el inicio de tu emprendimento online.

Laia Simón Martín Co-directora en Emprendiendo Mano con Mano

10 ideas para escribir sin aburrir a tu público

contenido de valor entretenido

❤️Hemos hablado en más de una ocasión de la importancia que tiene generar contenido de calidad para nuestro público. Sin embargo, sin un buen planteamiento, este tema puede ser un completo aburrimiento para tu audiencia. Y eso no te interesa.

🤳🏽Tus redes sociales deben ser un imán para tu público. El objetivo principal de todo lo que escribes es el de atraer la atención, ya sea con textos cortos como con posts largos para tu blog, tus escritos deben ser la combinación perfecta entre entretenimiento e información relevante.

👉🏽Por eso, voy a darte 10 ideas que te ayudarán casar de manera excelente estas dos líneas de trabajo en la creación de contenido. .

📝En primer lugar, piensa en el tema que quieres compartir con tu público y luego revisa con qué elemento de esta lista podrías relacionarlo:

1️⃣ Escribe sobre anécdotas de tu trabajo, de tu ámbito personal, familiar…
2️⃣ Confiesa algún deseo, dificultad, problema…
3️⃣ Escribe a una carta a alguien concreto
4️⃣ Pregúntate “¿Qué pasaría si…?” 
5️⃣ Inspírate en un cuadro, una canción, serie, película… 
6️⃣ Piensa en una receta, las reglas de un juego o cualquier proceso y úsalo como comparativa
7️⃣ Adapta un cuento o historia popular
8️⃣ Imagina que eres un personaje conocido que se enfrenta a una situación compleja
9️⃣ Habla sobre tu día a día
🔟 Busca una noticia de actualidad

Estas son solo algunas ideas. Como ves, escribir sobre contenido no tiene que ser algo técnico, serio y aburrido. El entretenimiento es crucial para enamorar a tu público.

¿Qué estrategias para escribir usas tú? Pon en práctica alguna de estas ideas y comparte tu post aquí. Me encantará ver cuál es el resultado.

Laia Simón Martin Co-directora en www.emprendiendomanoconmano.com

¿Conoces bien a tu cliente ideal?

Habrás escuchado más de una vez la importancia que tiene para tu emprendimiento tener definido a tu cliente ideal. 

Concretar el perfil de la persona a la que te diriges te permite guiar tu mensaje de ventas hacia aquellas que están dispuestas a comprarte. Pero, ¿cómo puedes estar segura de que lo encaminas en la dirección adecuada?

Revisa la descripción de tu cliente ideal y comprueba que incluye la siguiente información:

1️⃣ Qué piensa y siente
2️⃣ Qué oye de las personas que le rodean
3️⃣ Qué ve en su entorno
4️⃣ Qué dice y hace en su día a día
5️⃣ Qué es lo que le supone un esfuerzo o le produce miedo y preocupaciones.
6️⃣ Qué resultados desea obtener y qué expectativas y deseos tiene.

Piensa en el producto o servicio que quieres vender y relaciónalo con los puntos anteriores. 

¿Tenías incluída esta información en el perfil de tu cliente ideal? ¿Hay algún punto que te cueste concretar? Cuéntame, estaré encantada de ayudarte. 

Laia Simón Martín, Co-directora en Emprendiendo Mano con Mano.